viernes, 25 de septiembre de 2015

Fabricando Sueños con Efecto Mariposa

Quizá hayas oído alguna vez el proverbio chino que dice: "el aleteo de las alas de una mariposa puede sentirse al otro lado del mundo". Este ancestral proverbio da nombre al paradigma cuántico, del que estoy convencido los lepidópteros nunca pensaron llegar a ser protagonistas, denominado: Efecto Mariposa.

Tras el sugerente nombre de Efecto Mariposa descubrimos un concepto de la teoría del caos que se puede expresar así: “dadas unas condiciones iniciales de un determinado sistema dinámico caótico, cualquier pequeña discrepancia entre dos situaciones con una variación en los datos iniciales, acabará dando lugar a situaciones donde ambos sistemas evolucionan en ciertas formas completamente diferentes.”


Los pronósticos del tiempo o la evolución de los mercados bursátiles son un ejemplo práctico de cómo en sistemas complejos y dinámicos es muy difícil predecir los resultados a medio y largo plazo y estos pueden tener itinerarios, destinos o comportamientos distintos en función de pequeñas alteraciones o efectos mariposa que encuentren en su camino. Un ejemplo muy gráfico de sistema más sencillo sería soltar una pelota multitud de ocasiones en el vértice de un tejado, pequeñísimas variaciones de ángulo o una leve brisa conseguiría que la pelota cayera hacia un lado u otro del mismo. 

Traducido a un lenguaje “mucho más cercano” podemos decir que en un determinado momento, pequeñas variaciones iniciales en un sistema físico, dinámico y complejo (como puede ser por ejemplo; nuestra propia vida), con el paso del tiempo pueden generar grandes cambios… En definitiva, pequeñas cosas que sucedan, hagamos, variemos o modifiquemos hoy influirán en nuestro futuro mucho más y mucho antes de lo que podríamos llegar a imaginar.

El “concepto más cercano” del efecto mariposa ha sido suscrito por personajes históricos como Albert Einstein cuando decía: "Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo" o Eleanor Roosvelt cuando afirmaba que “el hoy no es más que el resultado de las decisiones que tomamos ayer”… Incluso sin llegar el comentario del “nivel intelectual” de los dos citados me viene a la cabeza una frase de la famosa película “Gladiator” en la que el actor neozelandés Russel Crowe, interpretando al general Máximo Décimo Meridio, le transmitía a su lugarteniente Quinto momentos antes de entrar en batalla con las tribus germánicas: “Lo que hacemos en la vida tiene su eco en la eternidad”.


En las tres frases encuentro la misma idea de fondo… Todo, por pequeño e insignificante que pueda parecer, lo que modifiquemos a diario tiene una repercusión en nuestra vida futura… Las cosas "tienden a no cambiar solas" si no reciben modificaciones previas por pequeñas que estas sean…

Soy de la opinión, quizá porque la vida así me lo ha demostrado en muchas ocasiones, que “insignificantes” cosas que hemos realizado en un determinado momento han tenido muchísima más repercusión y consecuencias de lo que podíamos llegar a pensar incluso después de que hubieran sucedido. Como todo en esta vida esa repercusión ha sido en ocasiones positiva pero en cambio en otras ha tenido consecuencias negativas.

Aunque parezca mentira, a diario, nos enfrentamos o convivimos con más efectos o “posibles efectos mariposa” de lo que nos imaginamos, en ocasiones no damos importancia a las posibles repercusiones de las cosas que hacemos o decimos. Cuantas veces nos hemos arrepentido de una contestación inapropiada o un acto incorrecto a sabiendas de que estábamos fomentando un efecto mariposa de consecuencias negativas impredecibles? No soy partidario del “arrepentimiento”, creo firmemente que en esta vida debemos ser consecuentes con nuestros actos y utilizar nuestros errores como experiencia para mejorar como personas y no repetirlos en un futuro, pero quizá deberíamos tener en cuenta en más ocasiones de lo que lo hacemos que todo tiene una repercusión y probablemente con una consecuencia más cercana en el tiempo que ese “en la eternidad” que nos contaba el famoso Gladiador.


En ocasiones nos vemos inmersos en un gran problema al que no sabemos exactamente como hemos llegado y que muy probablemente sea fruto de muchas pequeñas decisiones cotidianas poco afortunadas, malos hábitos o pequeños gestos que han conseguido que lleguemos a este estado, que visto desde una perspectiva del “hoy”, no alcanzamos a comprender… Esta situación, que yo defiendo está causada por pequeños efectos mariposa, puede ser en gran medida “reversible” o bidireccional, no solo tiene porqué valer para crear situaciones o estados negativos… Podemos utilizar, reutilizar, reformar, variar el rumbo, cambiar, mejorar y hasta reinventarnos utilizando las mismas herramientas empleándolas para cambiar las cosas o actitudes que no nos gustan de nosotros mismos o de nuestras vidas ejecutando pequeñas nuevas acciones en nuestro día a día, de esta forma además de no culpabilizarnos y arrepentirnos “de o por” nuestros errores y las consecuencias de los mismos podremos prevenirlos y corregirlos. 

Lo ideal sería no equivocarse nunca, pero dado que esa situación con nuestra condición humana es prácticamente imposible, al menos en mi caso, la única y por ello mejor opción es aprender… Lo que somos hoy es fruto de lo que nos hemos equivocado y aprendido en el pasado. 


Es evidente que no podemos cambiar nuestro pasado, somos lo que somos y estamos donde estamos como consecuencia de nuestros actos, actitudes y decisiones anteriores, pero lo que si podemos es dar forma a nuestro futuro y no convertirnos en quién no queremos ser y "eso" es únicamente responsabilidad nuestra y de lo que queramos o no hacer o cambiar… El pasado no debería condicionar nuestro futuro, sabemos donde estamos ya que es una realidad, si también sabemos donde queremos llegar tenemos la mitad del camino andado, ahora corrijamos los errores, incorporemos los efectos mariposa necesarios y estaremos fabricando los cimientos de lo que queramos ser mañana... 


Como sabes, escribo este blog desde Ronda de la Fortuna, la administración de Lotería no 513 de Madrid y esta Navidad quiero generarte un agradabilísimo “efecto mariposa”, quiero que tus Sueños se cumplan a través del sorteo del 22 de diciembre. Disponemos de un servicio totalmente gratuito de solicitud, gestión, reserva y compra de Lotería de Navidad y del sorteo del Niño para empresas, asociaciones, fundaciones y colectivos en general… Permítenos que Fabriquemos tus Sueños. rmartinez@servitelco.com - rondadelafortuna@gmail.com - info@rondadelafortuna.com 

No hay comentarios:

Publicar un comentario