viernes, 17 de julio de 2015

Pirámide de Maslow vs Pirámide de los Sueños

Las pirámides son figuras geométricas muy celebres, históricamente fueron elegidas en el antiguo Egipto por los Faraones para erigir sus mausoleos mortuorios, a partir de esa circunstancia se ha hablado e investigado mucho sobre ellas. Se dice que son capaces de canalizar, enviar, generar, transformar, reconducir y multiplicar la energía e incluso he leído que “actúan como condensadores para aprovechar el campo de fuerza magnética del planeta”, que sinceramente no sé exactamente qué significa, pero lo creamos o no, lo que no podemos negar es que, si no de energía como tal, al menos si están cargadas de misterio, de mucho misterio bajo mi humilde opinión. 


Históricamente también, en estos casos sin cargas funerarias ni arquitectónicas por medio y únicamente como forma geométrica, la figura de la pirámide ha sido utilizada para explicar numerosos procesos y teorías. Uno de los “usos más famosos” que se ha realizado de la pirámide lo hizo en 1943 Abraham Maslow, psicólogo estadounidense que escribió la obra; "A Theory of Human Motivation" en la cual nos expone una teoría psicológica, a mi juicio muy interesante, sobre la jerarquía de las necesidades humanas. Esta teoría la plasmó de forma gráfica utilizando una pirámide resultando muy clara y fácil de entender, es la famosa pirámide de Maslow.

Dicha teoría se argumenta de tal forma que los individuos a medida que van satisfaciendo las necesidades más básicas, desarrollan necesidades y deseos más elevados, agrupándose los mismos formando los 5 diferentes niveles de la pirámide. Con esta forma piramidal las necesidades situadas en la parte superior de la pirámide sólo requieren nuestra atención cuando tenemos satisfechas las necesidades más básicas o aquellas que se colocan en la parte inferior de la misma.


Estos 5 escalones o niveles de necesidad se dividen en:

NECESIDADES BÁSICAS: Son las necesidades que tenemos desde el momento de nacer: respirar, beber, alimentarnos, dormir, protegernos de las inclemencias del tiempo, incluso el sexo… 

NECESIDADES DE SEGURIDAD: Una vez satisfechas las necesidades más básicas e imprescindibles para la vida, ascendemos al siguiente escalón donde se encuentran las relacionadas con la seguridad del individuo: seguridad física, ante los desastres y desgracias, ante el abuso, la seguridad financiera, de recursos… Digamos que si las anteriores, las básicas, nos mantienen “con vida” este segundo grupo nos aportan la tranquilidad, la seguridad y un cierto confort, que una vez conseguido nos catapulta al siguiente nivel de necesidad que está relacionado con el “pertenecer”.

NECESIDADES SOCIALES: Satisfechas nuestras necesidades fisiológicas y de seguridad, se abre un tercer nivel que tiene que ver con los sentimientos, las relaciones interpersonales y sociales, la amistad, la “necesidad de pertenecer” y de sentirse querido. Entran a formar parte del juego de la vida, la familia, los amigos, los compañeros y el entorno. Como la teoría de Maslow tiene bastantes años podemos reconocer que se han incorporado nuevos participantes al tablero de juego, ya que debemos considerar a internet y las “redes sociales” como Facebook, twitter… nuevos fichajes para este nivel.

NECESIDADES DE ESTIMA Y RECONOCIMIENTO: En el penúltimo nivel encontramos la “necesidad de estima”, aunque hagamos y sintamos las cosas bien o muy bien desde nuestro punto de vista, necesitamos recibir una valoración y aceptación positiva externa de lo que hacemos, pensamos o sentimos, eso conseguirá que nos sintamos respetados, que tengamos confianza en nosotros mismos y que nuestra autoestima sea muy alta y positiva, cuanto mayor sea más cerca nos encontraremos de la cima o la cúspide de la pirámide. 



NECESIDADES DE AUTO REALIZACIÓN: El cénit de la teoría, la cumbre de la pirámide o el “quinto nivel”, es la auto realización… Llegar a desarrollar el potencial máximo de uno mismo, como dice Maslow en su libro “Motivation and personality”: “Lo que una persona puede ser, debe serlo”, el deseo de lograr todo lo que uno es capaz de lograr… Pero esos logros, esas metas debemos ponérnoslas con la certeza de que no llegaremos nunca más allá de donde no queramos llegar… Recomiendo no quedarnos cortos en esas metas, ya que lo mas probable es que nunca las sobrepasaremos, también recomiendo disponer de una mente fría en el sentido de que si no llegamos hasta “el final” no sentirnos en ningún caso frustrados o fracasados.

Hasta aquí he intentado dar unas pinceladas sobre la pirámide de Maslow pero como no podía ser de otra forma y para darle la impronta “Fabricando Sueños” a la entrada del blog sin por ello pretender contradecir una teoría con la que estoy muy de acuerdo, os traigo una "pirámide complementaria", la que denominaremos "de los Sueños”. Pienso que aunque no lleguemos a cumplimentar todos los escalones de esta pirámide, el camino siempre merecerá la pena andarlo y luchando por ello “muy mal se tiene que dar” para que no tengamos una vida más satisfactoria.

Mi pirámide, o mejor dicho la pirámide que propongo, también tiene 5 niveles en este caso creo que no todos son necesidades pero si los considero todos necesarios:  

NECESIDADES: En este primer escalón coincido con Maslow pero para subir al siguiente, en nuestro caso, el primero debería ser más amplio y completo, además de las necesidades básicas y vitales debe darnos más seguridad y tranquilidad 

Aunque los 4 escalones siguientes de la pirámide, en ocasiones, tienen acepciones “negativas” (hemos oído decir de forma despectiva: “esa persona es una ilusa”, “es un culo inquieto” “es demasiado apasionado en su trabajo” o “es un pobre soñador, no tiene los pies en la tierra”), en Fabricando Sueños, como cabía esperar, tomaremos el significado más positivo de todos ellos ya que para mí, dentro del moderado equilibrio, son palabras o escalones muy positivos y motivadores, necesarios, e incluso me atrevo a decir imprescindibles, en nuestra vida. 

INQUIETUDES: Aunque la inquietud la relacionan con la preocupación y la desazón, en nuestra singular pirámide yo las entiendo como motivaciones, situaciones, actividades que nos llaman la atención y que son capaces de producirnos un cierto desasosiego, un cosquilleo o una excitación pero siempre en positivo. 


ILUSIONES: En el aspecto más negativo podríamos definir la ilusión como “una esperanza sin fundamentos o incluso un espejismo” a mí me gusta mucho mas entenderla como la capacidad que tenemos para reunir fuerzas y concentrarlas con el fin de conquistar un objetivo. Las ilusiones participan de forma activa en nuestra motivación diaria, generan energía que nos ayuda a seguir hacia la meta que nos hemos marcado. Y por supuesto deben tener unos “toques” de incertidumbre pero a su vez ser posibles, alcanzables y realizables con el fin de que no puedan llevar a la frustración si no se consiguen al 100%.

PASIONES: En este caso tampoco vamos a referirnos a la definición que he encontrado y que si bien no dudo que sea correcta “Sentimiento muy intenso que domina la voluntad y puede perturbar la razón” no es la intención de este escalón de nuestra pirámide… Me decanto más por el entusiasmo muy intenso que se pone en hacer las cosas que nos satisfacen. 

SUEÑOS: Obviamente tampoco nos referimos a los aspectos más oníricos de la palabra ni a la sensación de aburrimiento que nos produce una situación que no llama nuestra atención. La cúspide de nuestra singular pirámide se relaciona con las situaciones de difícil alcance, o alcance relativamente complicado, lejano o menos accesible que nos motivan, ilusionan y apasionan de forma muy intensa para luchar por llegar a su consecución o cumplimiento.

En cierta medida las dos pirámides pueden superponerse, aunque no coincidan los conceptos de forma literal, la base y la cúspide de la pirámide encajan perfectamente. Creo firmemente que la auto realización está muy relacionada con el cumplimiento de los sueños. 

En todos los escalones de nuestra particular Pirámide de los Sueños están permitidas la diversidad y la diferencia de tamaños. Nos podemos permitir, o me atrevo a decir, nos deberíamos permitir, tener "mucho de todo"; inquietudes, ilusiones, pasiones, sueños... y además de tamaños "surtidos". Pero nunca debemos fijar esos objetivos o esos proyectos que nos planteemos sobre expectativas de las que dependa al 100 % nuestra felicidad, debemos, motivarnos, ilusionarnos, soñar apasionarnos pero manteniendo una perspectiva y con los pies, o al menos uno, en la tierra.


Si de la consecución de nuestras ilusiones, pasiones, sueños o inquietudes depende al 100 % nuestra felicidad estaremos cometiendo un grave error o corriendo un gran riesgo en el mejor de los casos ya que si no conseguimos nuestra meta aparecerá en el escenario la decepción y puede conseguir eclipsar todo lo positivo que habíamos conseguido, independientemente de que lo conseguido, sin haber llegado a nuestro objetivo, sea mucho y muy importante.

Hay que disfrutar de todo el proceso, de todo el camino en todos los escalones, cierto es que la consecución de un objetivo sea de la intensidad y tamaño que queramos es importante, muy importante incluso, pero lo que es increíble y tremendamente recomendable es poder disfrutar de todo el recorrido con intensidad. 

Para finalizar la entrada de hoy diré que si queremos llegar a la cúspide de la pirámide, si queremos realmente cumplir nuestros sueños o en el caso de Maslow, llegar a la auto realización hay que luchar al 100 %, de esta forma no habrá decepción... El que dá todo lo que puede siempre estará contento con el resultado, pero obviamente hay que darlo todo... Como me dijo una amiga hace unas semanas, el agua hierve a 100 ºC, por mucho tiempo que la calentemos a 95 ºC nunca llegará a hervir...

Calentemos el agua a 100 ºC y luchemos por nuestros Sueños!!!

P.D. Como mi amiga está librando una dura batalla personal y se que está calentando el agua a 100 ºC o más incluso, hoy me permito dedicarle en especial la entrada de Fabricando Sueños a Anabel con todo mi cariño. 

1 comentario:

  1. Todas las ilusiones, las inquietudes, las pasiones, los sueños... son escalables. Las hay muy grandes y muy pequeñas, pero todas nos devuelven "enormes beneficios"... nos permiten sentirnos vivos y crecer.
    Un abrazo enorme a Anabel y a todas nuestras Anabeles, q en medio de sus duras batallas siempre encuentran un momento para sonreír y soñar.
    C

    ResponderEliminar