martes, 21 de abril de 2015

Ser o no Serendipity

"Ser o no ser…endipity"... Haciendo un guiño al célebre monólogo del Hamlet de William Shakespeare, voy a hablar de una palabra que, aunque no aparece en el diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, os queremos acercar en Fabricando Sueños. La palabra en cuestión es “serendipity” o en la “versión española” serendipia… Si la has oído o empleado alguna vez, espero que estas líneas te puedan aportar algo más a la idea que tienes de ella, en caso de que sea hoy tu primer encuentro estoy convencido de que te resultará mucho más cercana de lo que a priori puedes pensar…


Esta "nueva palabra" intenta transmitirnos que en ocasiones los más curiosos, inesperados e increíbles descubrimientos o hallazgos pueden acontecer por casualidad cuando encontramos otra cosa mejor que la que inicialmente estábamos buscando... Aunque son dos palabras que, bajo mi punto de vista, transmiten "sentimientos enfrentados", también lo denominan "accidente afortunado". En español las palabras que más pueden acercarse al significado de serendipia, aunque su sonoridad no resulta tan atractiva, pueden ser; casualidad, carambola, potra, chiripa…

Dicen que la primera persona que utilizó este término fue el político, escritor e innovador arquitecto británico Horace Walpole a partir de leer una fábula tradicional persa del siglo XVIII llamada “los tres príncipes de Serendip” en la que se narran las aventuras de tres príncipes que poseen el singular don de descubrir accidentalmente soluciones a los problemas que se van presentando en el cuento.

“El arte de encontrar algo no buscado”, como la denominó el empresario estadounidense Van Andel, proviene del vocablo sánscrito Simhaladvipa evolucionó al árabe Sarandib o Serendib, es el nombre persa del país donde transcurre la historia de Simbad el marino; Las mil y una noches y también la denominación arcaica de la actual Sri Lanka.


En la ciencia aparecen serendipias cuando por casualidad se realizan descubrimientos sin investigar concretamente sobre ellos y en la literatura, sin hablar del genero de ciencia ficción, se han descrito situaciones, sucesos o artefactos imaginados por el autor que posteriormente han sucedido o han resultado como los concibió.

En definitiva, la historia está llena de singulares serendipias… Para que compruebes que no es una situación tan fuera de lo común te pongo algunos ejemplos: 
  • Arquímedes se introdujo en una bañera y observó cómo su cuerpo desplazaba una masa de agua equivalente al volumen sumergido. Así descubrió el principio que lleva su nombre y lo celebró saliendo a la calle desnudo y gritando: ¡Eureka! 
  • Dicen que Cristóbal Colón descubrió América en 1492, de casualidad, buscando las Indias. 
  • Isaac Newton concibió su ley de la gravitación universal mientras descansaba a la sombra de un manzano y la caída de una manzana le hizo reflexionar sobre la causa que la provocaba. 
  • Albert Hofmann descubrió accidentalmente una de las drogas alucinógenas más poderosas, el LSD. 
  • El Teflón fue descubierto por el doctor Roy J. Plunkett en 1938, debido a un experimento fallido mientras trabajaba en el desarrollo de sustancias refrigerantes. 
  • Los famosos “post-it” nacieron de un error a la hora de preparar una partida de pegamento en la fábrica de 3M, en lugar de tirarla, se apartó y aprovechando el poco poder adhesivo que tenía lo utilizaron para fabricar unas hojas con una pequeña cantidad de pegamento que permitían pegarlas y despegarlas con facilidad dando lugar al “imprescindible gadget” de oficina.

  • El sildenafilo (comercialmente Viagra) originalmente se pensó y se usó para el tratamiento de la angina de pecho. Pfizer, la compañía farmacéutica, buscaba un fármaco que permitiera relajar los vasos sanguíneos que llevan la sangre al corazón, pero las pruebas no arrojaron los datos esperados… Eso sí, los voluntarios que se sometieron a las pruebas no querían devolver los fármacos que les habían proporcionado porque el efecto secundario producido también les parecía "elevadamente beneficioso…"
  • El descubrimiento de la penicilina, las patatas chips, el microondas, el velcro, las tiritas, los rayos X, la Coca Cola, o la aspirina son también celebres serendipias. Incluso Albert Einstein reconoció serendipity en alguno de sus hallazgos.

Es más… si haces memoria seguro que en tu vida personal has tenido alguna circunstancia en la que la suerte la has hallado por accidente cuando no estabas buscando lo que finalmente encontraste. En ocasiones un error o un fracaso ha conseguido que llegara a nuestra vida una gran fortuna (económica, emocional, personal…) por ejemplo que te despidieran de un empleo dándote la oportunidad de encontrar el trabajo de tu vida al verte obligado a buscar otro abandonando el estancamiento que te producía el que tenias hasta ese momento o en otro ámbito: ¿Cuantas parejas han roto y a posteriori han encontrado el gran amor de su vida?

En Fabricando Sueños nos encantan, y por supuesto defendemos las serendipias, pero abogamos también, y sobre todo, por activar la actitud positiva y optimista para encontrar aquello que estamos buscando. Trabajo, paciencia, perseverancia, confianza en uno mismo, “forzar las casualidades”, luchar por ellas, pelear las cosas y estar en el momento y sitio adecuados obviamente favorecerá nuestras posibilidades de serendipity.

El gran artista malagueño Pablo Picasso dijo "No creo en las musas..., pero si llegan que me pillen trabajando". La suerte, casualidad, potra, chiripa, serendipity está muy bien pero las posibilidades de que algo ocurra, de que esa suerte se materialice en lo que deseamos aumentan cuanto más trabajamos por ello, como la inspiración al genial Picasso.


Recuerdo un chiste que contaba mi padre hace muchos años:

“Había un hombre que siempre estaba a disgusto con su situación económica, siempre se estaba quejando y no paraba de decir a todos sus allegados;  ¡Quiero que me toque la lotería, quiero que me toque la lotería! Por qué no me toca nunca la lotería?
Hasta que un día su mejor amigo harto de sus constantes lamentos le dijo; ¿Has probado a comprar un décimo?

Hoy desde fabricando sueños os deseo mucha serendipity y para ayudar a ella, por si no fuera suficiente, mucha fuerza y salud para luchar por todos vuestros sueños…


Un saludo y sueña con nosotros...



P.D. Y si también os ocurre como al personaje del chiste os recuerdo que Fabricando Sueños pertenece a la Administración de Lotería 513 de Madrid, donde no solo vendemos Lotería… “fabricamos serendipia” y creamos puestos de trabajo estables y de calidad para personas con discapacidad. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario