martes, 19 de agosto de 2014

Teresa Perales; “La fuerza de un sueño” o "la sonrisa de la sirena"

Cuenta Homero en la Odisea que el legendario héroe de la mitología griega Ulises pudo escapar en su viaje de regreso a Ítaca del canto de las sirenas amarrado al mástil de su embarcación, pienso que hacerlo de la sonrisa y la fuerza que transmite Teresa Perales, la sirena de la que os quiero hablar hoy, a buen seguro no le habría resultado tan fácil al bueno de Ulises… como tampoco me resulto a mí no elegir el libro de la atleta española con más medallas de la historia entre decenas que le rodeaban hace apenas unos días en la estantería de una conocida librería de mi ciudad… Si, lo reconozco, antes incluso de poder llegar a leer el título; “la fuerza de un sueño”, ya me había cautivado la sonrisa de la sirena que ocupaba la portada.

Últimos triunfos
7 medallas (3 oro, 4 plata)
Europeo de Eindhoven 2014
Si no conoces a la protagonista de la entrada de hoy te haré una brevísima presentación de Teresa. La “propietaria” de la fantástica y sincera sonrisa, nació en Zaragoza en diciembre de 1975, a la edad de 19 años sufrió una enfermedad por la cual perdió la movilidad en sus piernas y se vio obligada a partir de ese momento a utilizar una silla de ruedas en sus desplazamientos. Aunque de pequeña sus inquietudes deportivas estaban muy alejadas de las piscinas fue a partir de ese “pequeño cambio en su vida” cuando gracias a su increíble fuerza interior, empeño, constancia, tesón y optimismo vital se volcó en la natación y en la libertad que el agua le proporcionaba, llegando a batir varios récords del mundo, a conquistar hasta la fecha 22 medallas paralímpicas y 40 medallas más entre Mundiales y Campeonatos Europeos...

Las sirenas son seres mitológicos con cuerpo de bella mujer y cola de pez, la parte más “natatoria”, biográfica, su excepcional palmarés deportivo y su trayectoria profesional lo podéis encontrar en esta sección de su página web personal http://www.teresaperales.es/biografia/, encontrarme con su libro y conocerla personalmente en la presentación del mismo me ha mostrado su parte de “bella mujer” en el más amplio sentido de la palabra y es de lo que quiero hablar hoy en Fabricando Sueños, de la “bella sonrisa de la sirena” y del porqué de la misma ya que de sus triunfos deportivos pienso que no hay mucho que decir… hablan, o más bien, nadan por sí solos.

La gran sonrisa sencilla, directa, cercana y siempre en positivo

“Querer es poder” es una de las frases favoritas de esta luchadora incansable que ha conseguido y sigue consiguiendo día a día todo lo que se propone en la vida, que no ha creído en los límites que podíamos pensar le puso en el camino una silla de ruedas y a cambio si cree en el esfuerzo y en la capacidad personal de superación. Que ha soñado y sobre todo… ha luchado y lucha por sus sueños, llevando su “Piensa, sueña y atrévete” hasta “el infinito y más allá” en el ámbito deportivo, profesional y personal. Teresa pertenece al grupo de personas que se superan, se esfuerzan y que ante cada adversidad han dicho; “Si ellos han podido. ¿Por qué no yo?”

foto: Fundación Adecco
He comentado en alguna ocasión que no me gusta poner a las personas como “ejemplo”, pienso sinceramente que nadie es "ejemplo de nada", que cada uno “es como es” o “como quiere ser” o “como lucha por ser” o “como llega a ser” y todos somos diferentes, especiales y únicos…

Pero aunque bajo mi punto de vista nadie sea “ejemplo”, con "la forma de ver y de vivir la vida" si se puede transmitir energía positiva y mucha motivación a los demás y en esto debo reconocer que Teresa Perales es una experta no solo con su “ejemplo” de trayectoria y palmares deportivo sino también con su vida personal y el trabajo fuera de las piscinas ya que actualmente además de excelente deportista de élite, esposa y madre trabaja como coach personal y deportivo y como speaker motivacional impartiendo conferencias para entidades públicas y privadas, ayudando con su experiencia, sus palabras y su filosofía a muchas personas.

A título personal hace tiempo que dejé de rodearme de noticias negativas (muy habituales por desgracia en los medios de comunicación), de comentarios desagradables y de situaciones que no me producían satisfacción alguna (en el más amplio sentido de la palabra). También, y aplicando la misma formula, dejé de leer la prensa y puedo decir que aunque los editores de periódicos se puedan molestar por mi comentario (imagino que tendrán cosas bastante mas interesantes que hacer) es altamente recomendable ya que de las noticias importantes siempre te informará algún amigo, compañero de trabajo o allegado que no se haya desprendido aún de ese pequeño lastre y a cambio no tendrás que estar sometido constantemente a noticias negativas ante las que nunca o rara vez podemos ofrecer una solución, con lo cual y aunque parezca (que lo es) una postura egoísta; si yo no puedo resolver el problema no me parece lógico estar sometido a él constantemente.  

Con mi particular visión de lo que intento "no rodearme" y en este caso concreto leer o no, abrí la primera página del libro “La fuerza de un sueño” con la certeza de que la lectura sería 100% en positivo.

La fuerza de un sueño
www.editorialconecta.com
“Si alguien dijera que podría volver atrás en el tiempo y no quedarme en una silla de ruedas, le diría que no, si eso significase que no iba a vivir las experiencias que he tenido desde el día que dejé de caminar.”

Así comienza una clase excelente pero sencilla, directa y cercana de coaching, superación, motivación y actitud positiva ante la vida que es como se podría definir el libro de Teresa. En él nos transmite un planteamiento vital a través de su propia experiencia y nos introduce en la “teoría del Espiralismo”, esta sencilla pero interesante teoría nos revela que cada uno de nosotros somos el centro de nuestra propia espiral de felicidad, de ella deberemos sacar lo que nos disgusta e introducir lo que nos agrada y nos invita, nos enseña y nos motiva para que cada uno creemos la nuestra. Puede parecer en un primer momento que su teoría peca de egocentrismo y de un importante "egoísmo vital", pero yo también estoy convencido de que si tú no te quieres, no estás a gusto, no te valoras y no te cuidas no podrás hacerlo tampoco por los demás, en definitiva; si tú no eres feliz es muy difícil que hagas feliz a nadie.
   
En Fabricando Sueños, como es habitual, no puedo ni debo hacer una crítica del libro ya que como he comentado en otras entradas mis aptitudes literarias no me permiten esas licencias pero ya que me ha parecido muy interesante si me gustaría transmitiros alguna idea más que ha llamado la atención del mismo y por supuesto recomendaros su lectura.


Ya he comentado en alguna otra entrada que en esta vida no es suficiente con tener aptitud, es necesario además acompañarla de una muy buena actitud y que ésta además sea positiva, cuanto más positiva mucho mejor ya que hay más posibilidades, bastantes mas, de llegar a nuestro destino…“Cuando deseas algo con mucha firmeza y te comprometes con ello, lo puedes conseguir. No digo que lo consigas siempre, pero cuanto más te comprometes y más transformas tus creencias limitantes en potenciadoras más posibilidades tienes de lograrlo.”

Tampoco es suficiente conformarse en esta vida con un “no puedo”. Teresa es una persona con discapacidad y consciente de sus, en ocasiones, "pequeños impedimentos" para realizar alguna actividad concreta, tiene una singular y superpositiva forma de ver y plantear la forma de resolver este tipo de coyunturas: Tenía muy claro que a partir de entonces siempre habría un “no puedo hacerlo como antes”, pero nunca un “no puedo hacerlo”. Simplemente, había que encontrar la forma “distinta” de hacer “lo mismo”. Podía haberse quedado en el fácil y derrotista “no puedo”… pero claro, si hubiera optado por el inmovilismo de "no poder" no habría ganado 22 medallas paraolímpicas, por poner el ejemplo de su faceta mas conocida por la gente de a pié…

En "la fuerza de un sueño" Teresa nos invita a que nos hagamos preguntas, sin preguntas nunca hay respuestas como he comentado en varias ocasiones.

“¿Eres de los que se ahogan en un vaso de agua o de los que son capaces de nadar en el océano?”

Y aunque no seamos virtuosos "nadadores oceánicos" también podemos respondernos la metafórica pregunta sea en "formato acuático" o en el "modelo terrestre"; ¿Somos de los que escondemos la cabeza como el avestruz o de los que ante un problema buscamos soluciones? Si pertenecemos al primer grupo pienso que ya nos falta tiempo para cambiar y para dejar atrás el miedo a que algo no salga bien, que es la razón por la que la mayoría de las veces escondemos la cabeza y no hacemos o nos enfrentamos a algo. Al fin y al cabo "haciendo" siempre se aprende, sobre todo de los errores ya que habremos descubierto un modo de “cómo no se hace lo que pretendíamos hacer” y nos valdrá para no volver a repetir esa opción elegida que quizá no fue la mas idónea.

Ayudada de su sonrisa que nos acompaña durante todo el libro, la bella sirena también nos cuenta que “la vida sigue y si te quedas estancada la vida sigue sin ti…La vida no te espera…" Es evidente que ninguno somos ni tan importantes ni tan imprescindibles como para que nos espere la vida y si eres de los que les gusta la metáfora ferroviaria de "no hay que perder el tren" pienso, como Teresa, que por la vida pasan muchos trenes, deberíamos intentar subirnos a todos los que podamos o queramos pero incluso haciéndolo nadie nos garantiza que nos lleven directamente hasta el final del recorrido, que no tengamos que hacer transbordo en alguna estación o que tengamos que cambiar en mas ocasiones de tren, lo que si está garantizado es que una vez el tren en la estación no va a esperar por nosotros y cuando llegue el momento si no nos hemos decidido partirá...

Como ocurre con la resolución del cubo de Rubik, no hay problema si para construir tenemos que empezar por “deconstruir”, nadie dijo que llegar fuera fácil y quizá tengamos que desandar parte del camino o el camino entero para llegar a nuestro destino, si tenemos un plan, la reinvención, la evolución y la construcción no tiene que darnos miedo de que vaya precedida de deconstrucción, descolocación o desorden… Si hay un plan seguro que llegaremos a nuestro destino.   

Tiene el concepto de que hay dos clases de personas; los que dicen no puedo” y los que dicen “¿por qué no voy a poder?" y ella optó hace muchos años por el segundo grupo... ¿A qué grupo quieres pertenecer tu? La elección pienso que solo depende de ti ya que, como bien dice ella; “los mayores obstáculos parten de uno mismo…” Y, aunque en ocasiones no resulte sencillo, es cierto que si queremos podemos… Y lo que es más cierto aún es que “si no queremos”, aunque podamos nunca conseguiremos llegar a nuestro destino sea en el ámbito que fuere.

No quiero desvelaros más del libro, únicamente invitaros a que conozcáis a través de la “bella mujer” a la “sirena sonriente” que nos traslada en “la fuerza de un sueño” un siempre interesante mensaje de superación, motivación y actitud...

Hoy para despedirme me gustaría hacerlo con una gran sonrisa.... Dicen que nacemos sonriendo, que la sonrisa nos hace sentirnos mejor, que nos hace más longevos, que estimula y refuerza el sistema inmunológico, que calma la ansiedad y el estrés, equilibra el estado anímico, facilita la comunicación, nos otorga belleza y beneficia a nuestro corazón, incluso que puede ser el punto de partida para encontrar la solución de los problemas… Después de leer la entrada de hoy espero que además digan que la sonrisa también puede “hacer que nades más rápido; dentro y fuera de la piscina…”




Si quieres saber un poquito mas sobre nuestra bella sirena sonriente de hoy:

Su web personal: http://www.teresaperales.es/

Presentación del libro "La Fuerza de un Sueño":


Entrevista de la periodista Julia Otero



Sueña y hoy también... sonríe con nosotros.



No hay comentarios:

Publicar un comentario