jueves, 26 de septiembre de 2013

Isla Guadalupe; sueños y tiburones

Hola amig@s de Fabricando Sueños, en el apartado “quienes somos” del blog comento que en ocasiones también hablaré de mis sueños (obviamente los tengo y lucho todo lo que puedo por cumplirlos), hoy es una de esas ocasiones, voy a hablar literalmente en primera persona.


Antes de “desvelar” el contenido de la entrada, aunque el titulo adelante bastante del mismo, me gustaría que echarais un vistazo a esta curiosa frase:

“No he tenido que evolucionar ni cambiar nada en los últimos 100 millones de años porque... soy perfecto”

No, como parece lógico o al menos debiera parecerlo, ya que no soy tan mayor ni “mi autoestima” está tan desbordada, la frase no es mía… Mis imperfecciones y sobre todo mis ganas de mejorar me obligan a estar cambiando, evolucionando, aprendiendo, equivocándome y reinventándome bastante a menudo, lo cual me mantiene “joven” o si no al menos "vivo".

La frase, aunque no literalmente, ya que no disponen de la facultad de la comunicación verbal que los humanos tenemos y en ocasiones desperdiciamos, la podría haber dicho cualquiera de los nuevos amigos que he conocido en los poquitos días que me he tomado de descanso esta temporada… Los Carcharodon carcharias

Si, el famoso “tiburón blanco” que “gracias” a la célebre película “Tiburón” de Steven Spielberg tiene una deplorable imagen entre el público en general. Cualquiera de los citados “nuevos amigos marinos” que he conocido podría haber dicho la frase en cuestión sin sonrojarse lo más mínimo ya que sería completamente cierta… Cuando se llega a la perfección no es necesario evolucionar más… No?

Los que me conocen personalmente saben de mi pasión, en ocasiones desmedida, por el mundo marino, ese medio que aun suponiendo más del 70% de nuestro planeta sigue siendo un perfecto desconocido… Tenemos sondas en Marte enviándonos imágenes en tiempo real del planeta rojo y únicamente hemos explorado el 5% de los fondos marinos, curioso. No?

Imagino que la mezcla de lo sugerente y excitante de visitar un mundo desconocido, la increíble belleza de sus fondos y el contacto tan íntimo que se puede llegar a tener con sus habitantes es lo que consiguió hace casi 20 años “atraparme en el azul…” Dentro de esa pasión por el mundo marino debo reconocer que mis habitantes favoritos son los tiburónes porque, bajo mi punto de vista, son animales tremendamente atractivos, sensuales, elegantes y perfectos depredadores en su medio. Ese interés por los escualos me ha llevado a realizar viajes por numerosos lugares del mundo para poder compartir el medio con ellos cumpliendo de esta singular manera pequeños y continuados sueños.

En agosto de 2002 saliendo de una jaula en Sudáfrica viendo al tiburón blanco "me prometí" volver a verlo en otro destino prácticamente desconocido en aquella época, una pequeña isla perteneciente a México y situada en el pacífico que responde al nombre de “Guadalupe”. Ha sido una de mis metas durante estos años y este mes de septiembre la he cumplido… He podido vivir unos días sumergido y rodeado de bellísimos ejemplares de tiburón blanco en el Santuario Marino de la Isla de Guadalupe haciendo realidad así uno de mis sueños…

Y digo “uno de mis sueños” porque creo que no debemos tener un “único sueño” en nuestra vida, pienso que es muy sano tener muchos y de “diferentes tamaños” para no perder nunca la ilusión y la motivación, las ganas de seguir buscando, encontrando y creciendo. Y la verdad es que también por si acaso ese virtual “único sueño” no se cumpliera no resultar defraudados, en ocasiones tenemos una facilidad tremenda para decepcionarnos con las cosas que no salen exactamente como queremos.

Si has leído el libro “el alquimista” de Paulo Coelho este comentario te habrá recordado al pasaje en el que el personaje del “vendedor de cristales” reconocía al protagonista que no había visitado la Meca (su sueño vital), aunque económicamente podría haberse permitido ese viaje, por miedo a perder la motivación de su vida a partir de ese momento… Creo que para evitar llegar a un “techo” no deben existir límites a la motivación, a las ilusiones, inquietudes, los alicientes, las pasiones o los sueños… Sean del ámbito y tamaño que sean. Para algunos será coronar la cima del Himalaya y para otros que su hijo gane el campeonato de futbol del colegio… Ambos son muy respetables y no importa el tamaño de los mismos, si en cambio la pasión e ilusión que se tiene por ellos.

Para llegar al santuario marino de la Isla de Guadalupe, después de volar hasta San Diego (California) y desplazarme en autocar hasta el puerto de Ensenada en México, tuve que navegar más de 22 horas en compañía de otros 20 “soñadores” de diferentes nacionalidades, la tripulación del barco y del Dr. Mauricio Hoyos Padilla, reconocido experto en escualos y responsable del proyecto de tiburones blancos en esta singular isla del Pacífico. Con todos ellos tuve el placer de disfrutar de unos días en contacto directo, bastante directo a decir verdad, con el mayor depredador marino del planeta.

En la isla, fondeados en las aguas que rodean a la misma, permanecimos 3 jornadas completas pudiendo realizar 12 horas de inmersión al día con la protección de una jaula en las que pudimos observar y disfrutar parte de la vida social de los “temidos” tiburones blancos. Digo “parte” porque sobre estos magníficos animales hay muchos interrogantes y algunos de ellos (migraciones, reproducción…) intentan resolverlos el Dr. Hoyos y su equipo monitorizando desde hace años a la población de escualos existente en la isla. Un trabajo que sin duda por la intensidad y pasión que pone en sus explicaciones es también un sueño que Mauricio está cumpliendo.

Las fotografías que acompañan la entrada de hoy son fruto de esas horas bajo el agua y con ellas intento acercar y transmitir la belleza de estos increíbles animales… Si llegamos a conocerles quizá lleguemos a amarles y si llegamos a amarles quizá lleguemos a protegerles…

Ya que he “desvelado” una de mis pasiones e intimidades contando donde y con quién he pasado los días de vacaciones me gustaría comentar, de forma totalmente subjetiva como parece lógico, una problemática que rodea actualmente a estos animales que tanto me apasionan… La persecución desmedida, dejando incluso al borde de la extinción a determinadas especies, a la que están siendo sometidos estos magníficos y necesarios animales…

Como dato objetivo diré que se capturan casi 100 millones de tiburones al año, la inmensa mayoría de esta escandalosa cantidad únicamente por sus aletas, para preparar con ellas sopa, utilizarla para “dolencias en articulaciones” (obviamente hay medicamentos más efectivos y “menos nocivos” para el medio ambiente) y últimamente porque dicen que tiene propiedades afrodisíacas… Tiburones del planeta podéis daros por extintos… si “el hombre blanco” dice que vuestras aletas tienen poder para “elevar la libido” (y por ende más cosas) a los “machos humanos terrestres”, tenéis los días contados al igual que los rinocerontes se encuentran al borde de la extinción por las supuestas propiedades como estimulante sexual atribuidas a su cuerno (No hablo de su uso como juguete sexual sino de los compuestos extraídos del mismo)…

    
Algun@ pensará. Son realmente “útiles” o tan importantes los tiburones como para tener que protegerles o al menos como para no exterminarles? La respuesta creo que es sencilla y clara: Si… En nuestro planeta vivimos en un equilibrio, aunque haya días que no lo parezca, todos somos necesarios e incluso en ocasiones imprescindibles, también, aunque parezca extraño, los escualos. Como ejemplo de lo imprescindibles que pueden ser los animales, incluso los más pequeños, puedo comentar que hay estudios que dicen que la población de abejas (las tengo pánico ya que me han picado varias veces en mi vida y sin embargo no me ha mordido ningún tiburón todavía) está en peligro y si ellas desaparecen podría desaparecer la vida, al menos como la conocemos, en nuestro planeta debido a la imprescindible labor de polinización que realizan… Quién podría pensar que un insecto tan pequeño podría acabar con algo tan grande como la vida en la Tierra? La respuesta está en el equilibrio… Todos los animales (incluso los racionales), plantas, minerales… están para realizar una labor y colaborar a un equilibrio. En el caso que nos ocupa, los tiburones, realizan una labor crucial desde la cúspide de la cadena trófica oceánica colaborando al equilibrio del ecosistema marino…

Desde Fabricando Sueños, pero a título “personal e intransferible” me atrevo a invitaros a que elijáis “rollitos de primavera” en lugar de sopa de aleta de tiburón en vuestras visitas al restaurante chino del barrio, también que si tenéis dolencias en las articulaciones (no os lo deseo) optéis por fármacos tradicionales y con probada efectividad contra ellas y finalmente en cuanto a la “libido”… Soy extremadamente respetuoso con la vida sexual de los demás pero seguro que, aunque fueran ciertas las propiedades afrodisiacas de la aleta de tiburón, hay otras opciones para “mejorar” esos momentos (no voy a entrar hoy en ellas) sin tener que llegar a tener que cortar las aletas a media docena de tiburones para quedar como un “macho ibérico” ese día que uno “no está de humor…”
  
Como despedida en esta mi primera participación como “soñador en primera persona" en el blog me gustaría comentar que hace muchos años decidí respetar los gustos, aficiones, inquietudes e ilusiones de la gente que me rodeaba ya que mis pasiones la verdad es que en determinados ámbitos sorprenden, en ocasiones incluso a mí mismo… Si soy capaz de recorrer muchos miles de kilómetros para compartir tiempo, entorno y espacio para fotografiar a la serpiente submarina más venenosa del mundo o a los tiburones más grandes que pueblan los mares de nuestro planeta es lógico que respete que la gente tenga pasiones totalmente diferentes a las mías y tan absurdas como puedan parecerles a ellos las que yo tengo. Por ello si coleccionas chapas, miniaturas, te gusta el encaje de bolillos, eres aficionado al cricket o cualquier actividad, deporte… En definitiva, si te apasiona “algo” mantente firme en tus pasiones… Sin pasión si hay vida (aunque algunas personas en plan melodramático digan que no la hay) pero con pasión es mucho más entretenida, atractiva y divertida…



Se apasionad@, sueña y lucha por tus sueños… Aunque los demás piensen que son absurdos… Hay tantas cosas absurdas en el mundo en el que vivimos que hacemos habitualmente y que no nos reportan ni un ápice de lo que lo hacen nuestras pasiones que por ser de vez en cuando “un poco absurdo” no creo que nos suceda nada… No? A mi al menos no... 
    

P.D. No os voy a recomendar enlaces sobre “tiburones” porque con teclear la palabra en google, excluyendo incluso el término “asesino” en la búsqueda, aparecen miles de resultados, pero si un par de pinceladas relacionadas con la entrada de hoy:


www.tiburonblanco.org  Página del Proyecto Tiburón Blanco – Isla de Guadalupe del Dr. Mauricio Hoyos.
www.pelagioskakunja.org y www.finsattached.org Otros dos proyectos en los que está implicado el Dr. Mauricio Hoyos de protección de los ecosistemas marinos, tiburones y otros pelágicos.
www.tiburonpedia.com Algo de información general sobre los tiburones.
www.stopsharkfinning.net Página de una de las organizaciones que está luchando para que se acabe con el shark finning (pescar tiburones, cortarle las aletas y tirarlos vivos al agua para que no ocupen espacio en el barco mientras ellos mueren agónicamente en el fondo del océano… Una práctica de pesca muy “civilizada”) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario