viernes, 16 de agosto de 2013

Sue Austin, buscando la libertad azul

Una de las frases sobre la libertad más emblemáticas que recuerdo en el mundo del celuloide es la arenga que pronuncia William Wallace, el héroe nacional escocés interpretado por Mel Gibson en la oscarizada “Braveheart”, ante sus correligionarios en el momento previo a entrar en batalla contra el ejército del Rey Eduardo I de Inglaterra:

"Luchad, y puede que muráis. Huid y viviréis... un tiempo al menos. Y al morir en vuestro lecho de muerte, dentro de muchos años, ¿no estaréis dispuestos a cambiar todos los días desde hoy hasta entonces por una oportunidad, ¡sólo una oportunidad!, de volver aquí a matar a nuestros enemigos? Puede que nos quiten la vida, pero jamás nos quitarán... ¡¡La libertad!!"

William Wallace


Por supuesto que en Fabricando Sueños no somos pro-bélicos y tampoco quiero hablar, al menos hoy, de rebeliones, cine o arengas… Únicamente pretendo hacer una pequeña reflexión sobre la libertad, en este caso en “letras minúsculas” porque estamos acostumbrados a que la palabra y sobre todo el concepto “libertad” esté siempre asociado a grandes acontecimientos, opresiones o situaciones límite. Hoy hablaremos de lo que podemos entender como las “pequeñas libertades cotidianas” o no tan pequeñas si carecemos de ellas…

Una de las definiciones más elementales que he podido encontrar de la palabra “libertad” es: “facultad que posee todo ser vivo para llevar a cabo una acción de acuerdo a su propia voluntad”. Dicho así la verdad es que parece muy sencillo, trivial incluso… Nada más lejos de la realidad, la definición es muy exigente incluso para la “libertad en minúsculas” y la “libertad azul”, de las que vamos a hablar y que estarán vinculadas a actos y gestos cotidianos, tan cotidianos como desplazarnos libremente.

La persona a través de quién pretendo acercar la idea que da título a la entrada del blog de hoy; “buscando la libertad azul”, se llama Susan Austin.

Sue está licenciada en Psicología por la Universidad de Gales y con maestría en “fine art” por la Universidad de Plymouth, es una mujer británica de 46 años que a la edad de 30 y debido a una enfermedad degenerativa que afecta al sistema nervioso, encefalomielitis miálgica, quedó prácticamente inmóvil de cintura para abajo obligándola a moverse a partir de ese momento en silla de ruedas…

Cuando debido a un problema o situación inesperada la vida nos “regala” un giro de este calibre (una vez transcurrido un periodo necesario para entender y asimilar el nuevo y desconocido escenario) quedan básicamente dos opciones a la hora de continuar en el camino, como dijo William Wallace, “huir o luchar” sabiendo que en ocasiones el "único" triunfo, caso de obtenerlo, será la libertad…

En lugar de “huir”, Sue Austin apostó por la lucha y la búsqueda… La lucha por seguir adelante y la “búsqueda de la libertad” concepto que tomó como filosofía de vida. Su pasión por el arte le hizo convencerse del poder terapéutico que éste podía tener y utilizándolo como herramienta o como medio para obtener un fin optó por dedicarse a él en cuerpo y alma. Gracias a esa dedicación tiene una larga experiencia en arte multimedia y performances. Dentro de sus extensos estudios, numerosos trabajos, exposiciones y proyectos destaca, bajo mi humilde punto de vista por lo sorprendente del mismo, el pintar (en conjunto con su alumno Jack Morris) con las rodadas de su silla de ruedas, líneas blancas en calles, parques… de la ciudad de Plymount (Inglaterra)…

Si, la verdad es que es una performance muy singular y aunque a mi particularmente me guste porque el arte moderno me resulta muy interesante, entiendo perfectamente el asombro que produjo en un sector importante de las población que vio su trabajo llegando a menospreciarlo con el pretexto de que "lo podía hacer cualquier niño…"

Teniendo en cuenta que " Sue tardó 5 años en adecuar su silla y 4 años en realizar las pinturas como ella misma cuenta..." Quizá no resulta tan fácil hacerlo. No? y en cualquier caso, si así fuera, considero que es una respetable y singular manifestación artística que como siempre que se habla de arte “fuera de los cánones de la normalidad” crea controversia... Es muy respetable la opinión de los habitantes disconformes con la performance de Sue Austin pero creo que sin "valor y experimentos de este tipo" nos habríamos anclado artísticamente en “bodegones y cuadros de cacerías” como los que poblaban los hogares españoles no hace tantos años…

La protagonista de la entrada de hoy no solo ha utilizado la silla de ruedas como elemento para su "controvertida" creación artística, ha llegado más lejos, ha llegado a utilizarla para su particular “búsqueda de la libertad azul…” como yo la quiero denominar.

Sue Austin se negó a que una “simple enfermedad” le impidiera disfrutar de lo que desde pequeña era su pasión; el mar. En 2005 realizó un curso de buceo para personas con discapacidad y como a muchas personas, entre las que me incluyo, la sal y el nitrógeno inundaron sus venas contagiándola un dulce “virus” que yo denomino pasión por el gran azul… Desde ese mismo momento comenzó su búsqueda de la “libertad azul” que está incluida dentro de ese tipo de libertades en “minúsculas” del que hablaba en la introducción; libertades cotidianas, como por ejemplo “poder desplazarse bajo el agua con libertad”. La libertad de poder desplazarse en superficie Sue ya la tenía superada hacía mucho tiempo gracias a su silla de ruedas, pero cuando eres como “William Wallace” y opinas que nadie va a robarte la libertad luchas por que eso no suceda…

Desarrolló en colaboración con científicos y buzos expertos un prototipo de silla de ruedas subacuática autopropulsada. A este ambicioso y complicado, pero interesante, proyecto lo denominó “Freewheeling”. Como podréis ver en los vídeos la silla está provista de una placa de material acrílico que hace las veces de aleta y bajo ella se encuentran situados dos propulsores que le permiten desplazarse sin ningún esfuerzo bajo el agua… Contado así parece muy fácil, nada más lejos de la realidad, las imágenes que veis son fruto de muchas horas de diseño, pruebas y esfuerzos conjuntos que han dado como fruto la “herramienta” que Sue utiliza para ejercer una libertad a la que todos tenemos derecho.



El proyecto Freewheeling ha impactado de forma muy significativa en el mundo del submarinismo y tanto organizaciones profesionales de buceo como Padi (Profesional Asociación of Diving Instructors) o la universidad de Plymounth están dispuestas a seguir apoyando el “sueño de Sue”, su búsqueda de la “libertad azul”… Y con la de ella, la de muchas personas con discapacidad que podrán disfrutar de la misma libertad que anhelaba y por la que ha luchado Sue Austin...

En Fabricando Sueños por supuesto que apoyamos el interés, el trabajo, la ilusión y obviamente el "sueño" de Sue Austin, en este caso por partida doble, en primer lugar por que la filosofía de vida de la protagonista de hoy encaja al 100% con el "Sueña y lucha por tus Sueños" de la que intentamos hacer gala día a día en nuestro/vuestro el blog y en segundo lugar por que "el que escribe" es un "contagiado" desde hace muchos años por el dulce virus "pasión por el gran azul"... Del que a día de hoy no se conoce cura...     


La entrada de hoy va dedicada “a todos/as los Sue”, a todos los que contestaron “quiero luchar” en lugar de emular al avestruz y ocultarse con el fin de renunciar a los sueños, a todos los que deciden seguir adelante no teniendo miedo a que esos sueños quizá no se lleguen a cumplir nunca y que por ello no tiran la toalla, a todos los “William Wallace” que no quisieron que les privaran de su libertad, en este caso, azul…



Un saludo que utilizan los apasionados del mundo marino es "buen azul"... Hoy, haciendo un guiño al reino de Poseidón, nos despediremos con un:

"Saludos y buena libertad azul...".



Si quieres saber mas de Susan Austin y de sus proyectos:

http://www.susanaustin.co.uk/
http://www.wearefreewheeling.org.uk/
https://www.facebook.com/Freewheeling4


P.D. Madrid 04/03/2014. Cuando en agosto del año pasado escribí esta entrada del blog sobre Sue Austin no pensé que tendría la oportunidad de llegar a conocerla personalmente pero... "Como lo imposible solo tarda un poco mas", aprovechando que Sue estaba en Madrid para participar en el programa de Pablo Motos (El Hormiguero) y hablar de sus singulares proyectos, me puse en contacto con el equipo de Freewheeling y he tenido el enorme placer de tomar café y compartir mas de una hora (gracias Sue por tu enorme paciencia con "mi ingles") con esta increíble mujer... Hemos podido hablar sobre ilusiones, pasiones y sueños todo ello "regado" con su constante y sincera sonrisa, mis tropiezos con el idioma y la enorme energía positiva que desprende... Un verdadero placer conocer en persona y compartir pasiones artísticas y subacuáticas con "la buscadora de la libertad azul"...

Muchas gracias a Andrea, por ponerme en contacto tan tremendamente rápido con Sue y a Kristen (ambas del equipo de Freewheealing) por su simpatía en nuestra reunión.



Y a tí Sue muchas gracias por compartir tu pasión con "Fabricando Sueños" and "See you in the blue..."   




No hay comentarios:

Publicar un comentario