jueves, 23 de agosto de 2012

Quiero ser atleta, punto...

Ya han finalizado los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y hemos vuelto a disfrutar de bellísimas escenas de alegría, esfuerzo, lucha, pasión, triunfo, decepción, felicidad... En definitiva, de vida...

fuente: Luke MacGregor / Reuters
Conozco en primera persona el sufrimiento de los atletas porque en casa, aunque hace años que dejó la competición activa, tenemos una plusmarquista de España de salto de altura y he vivido a través de ella, mi hermana, la capacidad de sacrificio y esfuerzo, en inumerables ocasiones poco o nada recompensado, que tienen los deportistas de élite. De esa época viene mi interés por el atletismo.

Es cierto que no soy un entendido, pero el esfuerzo que supone un centímetro mas, una centésima menos o la perfección en la ejecución de un ejercicio se merece todos mis respetos. Tampoco he llegado mas allá en el deporte de ser un mero practicante aficionado; baloncesto, squash, jogging... Todos ellos "perpetrados" mas que practicados, las cosas como son... Mis facultades, inquietudes y valías decidí derivarlas a otras actividades en mi vida, casi todas "lícitas"... En serio, por mi incapacidad manifiesta para realizar un actividad deportiva con una mínima maestría se merecen mas respeto si cabe las personas capaces de luchar por mejorar y evolucionar en un deporte, por renunciar a determinadas épocas de su vida que los "no deportistas" hemos dedicado a otros menesteres y por sacrificar, creo que es la palabra correcta, su juventud a golpe de cronometro, pértiga, jabalina, bicicleta, zapatilla...

Fuente: Photo_OLIVIER MORIN_FP/GettyImages
Si mi respeto por los deportistas queda claro, el que profeso por los deportistas con discapacidad es mayor aún. Si ya nadar con una cierta velocidad me parece increíble, hacerlo careciendo de alguna extremidad, por poner un ejemplo, me parece algo sobrehumano. Considero que luchar por superarse en un deporte con el hándicap de carecer de algún sentido y/o extremidad tiene mucho mas valor aún, aunque las marcas objetivamente sean inferiores a las de los deportistas que no presentan discapacidad.

Creo que llegados a este punto de la entrada de hoy queda claro que sin ser "practicante" si soy "creyente" y respetuoso "de" y "con" los deportistas. Para conectar con el tema del blog tengo que decir que los deportistas en general son personas, hombres y mujeres que desde muy muy pequeños han soñado y han luchado mucho por sus sueños, frase que si has leído alguna entrada mas del blog (en caso contrario te lo recomiendo) sabes que me encanta que sirva o que sirviera si fuera posible de guión en nuestras vidas.


De estos Juegos Olímpicos no puedo negar que imágenes como la final de los 100 metros lisos me han impresionado mucho, pero sin duda alguna la que mas llamó mi atención y la que sinceramente consiguió que me interesara por ahondar en la historia del atleta fue la del corredor sudafricano Oscar Leonard Carl Pistorius, al verle en la pista por primera vez en la prueba de 400 m. pensé que se estaban disputando en paralelo los Juegos Olímpicos y las Paraolimpiadas, ya que Oscar Pistonius, si no le conocéis, es un atleta amputado de las dos extremidades inferiores y corre con dos singulares y llamativas prótesis. Lo sorprendente es que lo estaba haciendo contra otros atletas que no presentan discapacidad...

Si, el sudafricano Oscar Pistorius ha sido el primer atleta con doble amputación que corre en unas olimpiadas llegando a competir en las semifinales de 400 metros lisos y en la final de 4x400 con el equipo sudafricano. Pero aunque su sueño se ha visto cumplido en Londres, la historia y ejemplo de lucha, inconformismo y superación comienza muchos años antes cuando con solo 11 meses de edad una malformación de nacimiento le provocó la amputación de las extremidades de ambas piernas a la altura de las rodillas.


Con una enorme capacidad de sacrificio, esfuerzo y una extraordinaria filosofía de vida que podemos intuir a través de sus palabras; "Yo no soy un invalido, simplemente no tengo piernas... Además todo el mundo tiene alguna discapacidad... Las peores son las del espíritu" Oscar Pistorius comienza a labrar su sueño en el tartán de la Universidad de Pretoria donde arranca su exitosa y brillante carrera como atleta, que hasta la fecha le ha llevado a conseguir medalla de oro en 100, 200 y 400 metros lisos en las paraolimpiadas de Beijing 2008.

A partir de ese momento su lucha sigue en dos direcciones, en primer lugar contra el crono para conseguir la mínima y poder ser seleccionado para las Olimpiadas representando a su país en las pruebas de 400 y 4x400 m. y en segundo lugar en los despachos para que la IAAF le permitiera utilizar su prótesis transtibiales construidas en fibra de carbono y denominadas Cheetah (leopardo en honor al veloz felino) que finalmente son aceptadas... Es en Londres 2012 donde se estrena en una pista de atletismo compitiendo contra atletas que no presentan discapacidad... Oscar Pistorius consigue lo que quería... Ser atleta, punto... Sin discriminación ninguna entre "capacitados" y personas con discapacidad... Solo intentar ser el mejor posible...


En muchas ocasiones pensamos; "Yo no puedo, yo no se, yo no estoy preparado, yo no estoy capacitado yo no tengo cualidades..." Obviamente soy realista y prefiero la motivación a la autoayuda, seguro que en nuestra vida habrá cosas que quizá no podamos llegar a hacer... Pero cuanto mas alto pongamos el limite mas alto podremos llegar y lo que si tengo claro es que nunca llegaremos a donde nunca pensamos llegar.


Hoy vamos a cambiar la tradicional despedida de "Sueña y lucha por tus sueños" por una bella cita del atleta sudafricano:

"Un perdedor no es quién llega el ultimo sino aquel que se sienta y mira y nunca ha intentado correr"
(Oscar Leonard Carl Pistorius)

No hay comentarios:

Publicar un comentario