lunes, 2 de abril de 2012

Y los sueños, sueños son

La literatura universal, como parte de nuestra vida, está llena de referencias a los sueños. A buen seguro, el soliloquio de Seguismundo al final del primer acto de La vida es sueño del dramaturgo español Calderón de la Barca es el que mas conocido por todos... 

LA VIDA ES SUEÑO

Es verdad, pues: reprimamos
esta fiera condición,
esta furia, esta ambición,
por si alguna vez soñamos.
Y sí haremos, pues estamos
en mundo tan singular,
que el vivir sólo es soñar;
y la experiencia me enseña,
que el hombre que vive, sueña
lo que es, hasta despertar.

Sueña el rey que es rey, y vive
con este engaño mandando,
disponiendo y gobernando;
y este aplauso, que recibe
prestado, en el viento escribe
y en cenizas le convierte
la muerte (¡desdicha fuerte!):
¡que hay quien intente reinar
viendo que ha de despertar
en el sueño de la muerte!

Sueña el rico en su riqueza,
que más cuidados le ofrece;
sueña el pobre que padece
su miseria y su pobreza;
sueña el que a medrar empieza,
sueña el que afana y pretende,
sueña el que agravia y ofende,
y en el mundo, en conclusión,
todos sueñan lo que son,
aunque ninguno lo entiende.

Yo sueño que estoy aquí,
destas prisiones cargado;
y soñé que en otro estado
más lisonjero me vi.
¿Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño;
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son.

Pedro Calderón de la Barca, 1636-1673


Vivimos lo que soñamos o soñamos lo que queremos vivir? Particularmente creo que debemos vivir con los pies en la tierra pero sin dejar nunca de soñar y sobre todo sin dejar de luchar por nuestros sueños... Sean del tipo que sean... Incluso imposibles...




Fuente imagen: www.picturepush.com

Un saludo y Sueña con nosostros...

No hay comentarios:

Publicar un comentario